Menú Cerrar

Tratado sobre el Gobierno de Locke

En una entrada de Blog anterior vimos que Hobbes no establecía ningún mecanismo de control que permitiera actuar cuando el monarca absoluto no cumpliera con las funciones que se le habían encomendado. En esta entrada de Blog veremos cómo aborda esta cuestión Locke en su Segundo Tratado sobre el Gobierno, publicado en 1690.

Idea principal del Segundo Tratado del Gobierno de Locke

Para John Locke, el estado en el que se encuentran de manera natural los hombres es “de completa libertad para ordenar sus actos y para disponer de sus propiedades y de sus personas”.  Todo ello dentro de la ley natural y sin necesidad de depender de la voluntad de los demás.

El estado de naturaleza es para Locke también un estado de igualdad, porque nadie tiene más que otro.

Sin embargo, la libertad que se tiene en el estado de naturaleza no confiere al individuo el derecho a destruirse a sí mismo, porque existe una ley natural que obliga a todos. Esa ley enseña que siendo los seres humanos iguales e independientes, “nadie debe dañar a otro en su vida, salud, libertad o posesiones”.


Segundo Tratado sobre el Gobierno Civil

La política revolucionaria de John Locke

Compendio del Ensayo sobre el Entendimiento Humano

Solución a los problemas que plantea el vivir en sociedad

Para impedir que los hombres dañen a los demás o se dañen recíprocamente es necesario un poder que pueda ejecutar la ley natural. Es así como unos hombres adquieren poder sobre otros.

Sin embargo, este poder no puede ser arbitrario o absoluto, sino que debe ser utilizado únicamente para imponer penas que sean proporcionales a la transgresión cometida.

El príncipe o el Estado pueden administrar justicia con el objetivo de reparar un daño o de reprimir el comportamiento de quienes transgreden las leyes. Sin embargo, la persona que ha recibido el daño, tiene un derecho especial para exigir la reparación del daño causado. 

¿Supone el Tratado del Gobierno de Locke un avance respecto al modelo de sociedad de Hobbes?

En mi opinión, la propuesta de Locke supera una de las limitaciones de Hobbes en cuanto que contempla la posibilidad de que, si un príncipe o soberano no realiza bien la función que le ha sido encomendada, se puede destituir.

Hay aspectos de la teoría de Locke, como el que afirma que el hombre no tiene derecho a dañarse a sí mismo, con los que estoy de acuerdo. Sin embargo, no creo que el hecho de apartarse de la sociedad, como hacen algunos eremitas, sea necesariamente malo o dañino. En algunos casos, estos espacios de reflexión interior o de contemplación, pueden provocar frutos muy interesantes en el desarrollo humano.

Con el resto de afirmaciones en términos generales estoy de acuerdo, de hecho comparto el punto de vista de Locke de que el Estado debe poder garantizar el ejercicio de nuestras libertades cuando éstas se encuentran debilitadas. Solamente cuando el ejercicio de la libertad se ejerce sin la contraprestación de la obligación mutua a contribuir al bienestar de los demás, puede resultar problemático, porque se pueden generar sociedades con una gran desigualdad.

Importancia del pensamiento de Locke en la actualidad

El mejor exponente de la teoría expuesta del Tratado sobre el Gobierno de Locke lo podríamos ver en sociedades con un modelo económico neoliberal. Soy consciente de que éste no es el mejor modelo posible. Sin embargo, al viajar a países en vías de desarrollo que han adoptado este modelo económico he observado, al comprarlos con otros que han adoptado un modelo más colectivista, lo siguiente.

En los primeros hay fuertes desigualdades (con pobres muy pobres y ricos muy ricos), mientras que en los segundos solamente hay pobres muy pobres (excepto los gobernantes corruptos próximos al poder).

Por lo tanto, el modelo al que deberían aspirar estas sociedades, una vez que han conseguido generar algo de riqueza mediante sociedades neoliberales, sería dar un paso hacia la redistribución de la riqueza, sin caer en medidas extremas que generen una destrucción de la riqueza sin más.

Conclusión

En mi opinión, el aspecto clave para conseguir un estado de bienestar es que haya algo para repartir entre todos. Creo que este modelo de generación de riqueza y su posterior redistribución es lo que están intentando muchos países del mundo en vías de desarrollo, y me parece prometedor, aunque por supuesto, no está exento de dificultades.

Publicado en Locke, Sociedad

Artículos relacionados

3 comentarios

  1. zori

    Great wordpress blog here.. It’s hard to find quality writing like yours these days. I really appreciate people like you! take care

  2. Donohue

    Hey there I am so thrilled I found your site, I really found you by accident, while I was researching on Digg for something else, Regardless I am here now and would just like to say thank you for a marvelous post and a all round thrilling blog (I also love the theme/design), I don’t have time to browse it all at the minute but I have book-marked it and also added your RSS feeds, so when I have time I will be back to read a great deal more, Please do keep up the fantastic work.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *