Menú Cerrar

La conducta refleja

El reflejo (o la conducta refleja) es una forma elemental de comportamiento, que se produce de manera automática y rápida, en respuesta a una estimulación sensorial específica (Bloch, y otros, 1996).

Es decir, es un movimiento, una secreción de una glándula, o un comportamiento que se realiza de manera involuntaria cuando somos expuestos a un estímulo determinado (Real Academia Española, 2020).

El caso más sencillo de reflejo (llamado arco reflejo monosináptico) sería aquel en el que una motoneurona de la médula espinal recibe una estimulación de una célula sensorial y desencadena una respuesta motora concreta, por ejemplo, la contracción de un músculo.

Hay también arcos reflejos polisinápticos en los que las señales sensoriales se detienen en una o varias interneuronas antes de llegar a la motoneurona.

Conforme aumenta la complejidad del procesamiento, también se van produciendo respuestas motrices más complejas y variadas (Bloch, y otros, 1996).

Algunas dde estas conductas reflejas pueden ser:

  • La contracción de la pupila ante la exposición del ojo a una luz intensa
  • La respuesta de salivación ante el olor de la comida
  • El parpadeo que se produce cuando un objeto parece dirigirse rápidamente hacia nuestros ojos
  • La contracción refleja del músculo del estribo, en el oído medio, cuando se produce un ruido intenso, son ejemplos de reflejos innatos.

Ejemplos de reflejos en el ser humano

Miosis o reflejo miótico: contracción pupilar ante una iluminación intensa

Reflejo de salivación: aumento en la producción de saliva como resultado de la exposición a comida

Reflejo de parpadeo: contracción de los músculos palpebrales cuando se presenta un estímulo visual que parece acercarse velozmente a los ojos.

Este reflejo se puede desencadenar con un objeto real (por ejemplo, una mano que se dirige hacia los ojos) o simulado (por ejemplo, mediante una pantalla que se sitúa cerca de la cara del sujeto y que presenta unas imágenes de un objeto acercándose a gran velocidad).

También se puede desencadenar mediante una descarga de un chorro de aire en la córnea o una pequeña descarga eléctrica en uno de los párpados del sujeto.

Reflejo estapedial: contracción súbita del músculo del estribo en el oído medio (en la cadena osicular), que permite que una estimulación intensa sonora que proviene del tímpano, no pase al oído interno, y así se previene la aparición de un trauma acústico.

La conducta refleja como respuesta a una estimulación sensorial

Toda estimulación sensorial que provoca un reflejo, necesita superar un umbral a partir del cual se desencadena la respuesta.

Es decir, si se produce la estimulación, pero esta no alcanza la intensidad suficiente, el reflejo no se producirá.

Por otro lado, si la intensidad del estímulo sigue aumentando, es probable que el reflejo se desencadene más rápidamente, es decir, se reducirá la latencia de respuesta.

Por último, se puede dar, ante estimulaciones muy intensas, un fenómeno de irradiación, según el cual, no solamente se activará la respuesta en el músculo implicado en el reflejo, sino en otros músculos adyacentes, que no estaban inicialmente implicados en esta respuesta (Sherrington, 1906).

Como vemos, los reflejos nos permiten responder de manera rápida y precisa al entorno, para protegernos de una estimulación intensa (calor, frío, luz, sonido, dolor, etc.).

El objetivo siempre es protegernos de algún peligro y, o bien evitar que el organismo pierda su estado de equilibro homeostático (niveles correctos de azúcar en sangre, electrolitos, agua, etc.) o que sufra algún tipo de daño.

Estas son las conductas más básicas a las que todo ser vivo tiende. Decía Ortega y Gasset que “frente al ser suficiente de la sustancia o cosa, la vida es el ser indigente, el ente que lo único que tiene es, propiamente, menesteres” (Ortega y Gasset, 1941).

Aunque en condiciones normales, los organismos responderán de manera casi automática ante estas estimulaciones sensoriales, esta respuesta no siempre será posible. En ocasiones, se puede provocar un estado en el organismo, ante la repetición constante de la estimulación, un estado haga incapaz de seguir emitiendo su respuesta.

Veremos algunas de estas situaciones que impiden que la conducta refleja se desencadene en las entradas siguientes.

Bibliografía

Bloch, H., Chemama, R., Gallo, A., Leconte, P., Le Ny, J., Postel, J., . . . Vurpillot, E. (1996). Gran Diccionario de Psicología. Madrid: Ediciones del Prado.

Ortega y Gasset, J. (1941). Historia como sistema y del Imperio Romano. Revista de Occidente, 171.

Real Academia Española. (29 de 2 de 2020). Diccionario de la lengua española. 23.ª ed., versión 23.3 en línea. Obtenido de https://dle.rae.es

Sherrington, C. (1906). The integrative action of the nervous system. New Haven: Yale University.

Publicado en Aprendizaje, Vidal López

Artículos relacionados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *